MULTIMEDIOS 2 DE ABRIL NOTICIAS DE MONTE CASEROS CORRIENTES 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Noticias
» Volver
14.07.2017 | REVOLUCIÓN FRANCESA
Toma de la Bastilla (14 de julio de 1789)
EL 4 de julio de 1789 el pueblo parisino asaltó y tomó el control de la Prisión de la Bastilla, que fue símbolo del absolutismo y la monarquía francesa durante más de 400 años. El pueblo cansado de tanto nepotismo y abuso forjo los ideales de Libertad, igualdad y Fraternidad que persisten hasta ahora.
La Toma de la Bastilla fue un evento histórico que se llevó a cabo en la ciudad de París, Francia, el 14 de julio de 1789. Es posiblemente el evento más icónico de la Revolución Francesa que por extensión, tuvo una importante influencia política en Europa y en el continente americano. El rey Luis XVI ascendió al trono en el medio de una crisis financiera en el que el Estado Fránces se encontraba cerca de la bancarrota, como consecuencia de sus obligaciones originadas de su participación en la Guerra de los Siete Años y en la Guerra de Independencia de los Estados Unidos. Los ingresos de la monarquía provenían de los impuestos sobre los campesinos y burgueses, y estos que eran parte del tercer estamento (o tercer Estado) decidieron reformar el sistema a través de una Asamblea Nacional. El 11 de julio de 1789, el rey Luis XVI, actuando bajo influencia de los nobles conservadores, destituyó y expulsó al ministro de finanzas Jacques Necker, que simpatizaba con el tercer estamento y ordenó la reestructuración del ministerio. El 12 de junio las noticias sobre la destitución de Necker llegaron a París y los parisinos presumieron que se trataba del inicio de un golpe de Estado por los conservadores. El 14 de julio de 1789 una multitud reunida en las afueras de la prisión de la Bastilla solicitando su rendición, la remoción de los cañones y la entrega de las armas y de la pólvora. Al comienzo de los disparos, la multitud se volvió violenta y los intentos para organizar un cese al fuego fueron ignorados por los atacantes.

Con el nombre de Bastilla (del francés: Bastir) se denominaba en la Europa de la edad media a cualquier edificio fortificado parte de un sistema de defensa o ataque. Pero a medida que estas fortificaciones fueron reemplazadas el uso de la palabra Bastilla quedó rezagada a la Prisión de la Bastilla (en francés: Bastille Saint-Antoine). En 1356 bajo el reinado de Carlos V de Francia, se inició la construcción de una muralla fortificada con seis puertas de entrada – una de estas era la puerta de San Antonio (en francés: Saint-Antoine) que se construyó en 1357 entre dos torres. Entre 1369 y 1380 la puerta de Saint-Antoine se convirtió en una Bastilla o fortaleza con la adición de seis torres, todas unidas por paredes gruesas y rodeadas por una fosa de 7 metros. La Bastilla fue empleada desde muy temprano para encarcelar a hombres y mujeres de cualquier condición, sin juicio previo, mediante una lettre de cachet (carta que servía para transmitir una orden del rey) usualmente para satisfacer animosidades, o para encarcelar a quienes criticaban al gobierno o individuos en el poder. La Bastilla fue siempre más una prisión que una fortaleza La Bastilla fue, cómo fortaleza, un símbolo importante de la monarquía francesa y del antiguo régimen. Después de su destrucción en 1789 se convirtió en un símbolo de la Revolución Francesa.

 
 
 
 
 
 
 
 
Visitante Nº
1391843