MULTIMEDIOS 2 DE ABRIL NOTICIAS DE MONTE CASEROS CORRIENTES 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Noticias
» Volver
04.10.2011 | Por Rolando Hanglin
El mundo según el señor González.
Transcribo a continuación los lineamientos generales del pensamiento de mi amigo González. No me produce ninguna alegría, ni comparto estas "verdades", que encuentro disparatadas. Pero pienso que, al desahogarse de esta forma, tal vez González se sienta mejor.
1. Europa es un hermoso museo, poblado por viejitos que se muestran civilizados y respetuosos, hasta que llega un sudaca o marroquí a tocar a la puerta de su mansión. En ese instante se convierten en fieras humanas, sedientas de sangre. Es curioso, porque sólo los sudacas y los marroquíes podemos realizar las pesadas tareas que requiere un museo del tamaño de 30 ricas naciones: barrer, cocinar, lavar los platos, servir las mesas, manejar los autobuses, asesinar a rivales peligrosos, acercar los grandes cargamentos de drogas que se requieren, fregar los sumideros, enjuagar como es debido el water close, atender sexualmente a las señoras y demás.

2. El mejor país del mundo es la Argentina. Después, Uruguay. Tercero, Brasil. Después vienen los Estados Unidos y España. Los europeos son unos muertos de hambre, y los americanos no saben usar los cubiertos.

3. El cine (arte contemporáneo por excelencia) ha muerto. Sólo quedan los últimos films de Pedro Almodóvar, Woody Allen y Clint Eastwood. El resto es un show de luz y sonido con estruendosos efectos especiales, montado exclusivamente para adolescentes de 13 años que comen grandes cubos de pochoclo.


El fútbol argentino también ha muerto. Lo que se ve en los estadios es, hoy, una sucesión de pelotazos hacia el arco contrario

4. El fútbol argentino también ha muerto. Lo que se ve en los estadios es, hoy, una sucesión de pelotazos hacia el arco contrario. Sólo se producen goles por accidente, en medio de una batahola de codazos, empujones y zancadillas.

5. Los psicólogos no atienden ninguna enfermedad, ni conocen nada de la mente humana, ni pueden curarla.

6. El mejor futbolista argentino de todos los tiempos no es Lionel Messi, ni Diego Armando Maradona. Es Miguel Angel Adorno. Completan el podio: Alfredo "El Gallego" Pérez y José Francisco Sanfilippo.

7. El mejor artista argentino de todos los tiempos no es Alfredo Alcón, ni tampoco Enrique Muiño o Luis Arata, sino Alberto Olmedo.

8. El mejor boxeador argentino de todos los tiempos no es Carlos Monzón, ni Sergio "Maravilla" Martínez, ni Nicolino Locche. Es el uruguayo Jorge Peralta.

9. El mejor presidente argentino de toda la historia fue Julio Argentino Roca. Segundo, Arturo Illia.

10. Los hombres se hacen ricos vendiendo, caros, muchos productos que les han costado baratos. Por ese motivo, no pueden pagar buenos salarios a los trabajadores que los sirven. ¡Se volverían rápidamente pobres!

11. Las mujeres, en cambio, se hacen ricas cuando son bellas. Esto, generalmente, coincide con que se casan con hombres de fortuna. El varón, normalmente, muere muy temprano. Por eso siempre deja hijas o viudas riquísimas. Esa es la razón del matrimonio: ha sido inventado por la mujer, lo mismo que el amor, el romance, el noviazgo, la torta de bodas, el vestido blanco y los besos de lengua, para lograr que un hombre le entregue la mitad de su fortuna, habida o por hacerse.

12. La única máxima útil que me enseñó mi padre es la siguiente: no dejes que toquen tu plata.

13. El fuego sexual entre un hombre y una mujer es transitorio. Se va. Queda un sentimiento profundo de estima, amor y confianza. Pero esto también se va. Los hijos, igualmente, se van. Y los amigos, tarde o temprano, traicionan. Por ese motivo, la muerte es el único momento en que el hombre está solo frente a su verdad.

14. Los médicos encargan docenas de exámenes, tomografías, radiografías, sondeos, muestreos, cultivos, análisis de sangre y orina, porque no tienen la menor idea de lo que pasa con sus pacientes. Además, por cada uno de esos procedimientos, la clínica que los contrata abona un dinero importante al laboratorio, que a su vez es el dueño de la clínica. Este círculo vicioso (del que viven con lujo todos los médicos y la industria farmacéutica en general) sólo se interrumpe cuando descubren, finalmente, lo que buscaban: el cáncer. Esto es lo único que les interesa. Un paciente con cáncer, suficientemente asustado, se somete a todo tipo de tratamientos dolorosos y genera una plusvalía de 200.000 dólares mínimo, hasta su extinción, que tiene lugar en soledad, cableado con distintos monitores, en una sala de terapia intensiva.

Para evitar este triste final, en lo posible, el hombre debe automedicarse, guiado por su intuición, que es tan válida como la del médico, y además sale gratis.


El matrimonio ha sido inventado por la mujer, lo mismo que el amor, el romance, el noviazgo, la torta de bodas, el vestido blanco y los besos de lengua, para lograr que un hombre le entregue la mitad de su fortuna, habida o por hacerse

15. Cuando el hombre confía en el éxito, lo más probable es que lo espere un fracaso terrible. Cuando teme a sus propios errores, se esmera en conducirse con extrema timidez y, para su gran sorpresa, el resultado es un éxito resonante. Aunque también puede ser un fracaso más. De cualquier modo, la vida del hombre es una sucesión de fracasos. No termina un fracaso, cuando ya empieza el siguiente. Lo que pasa es que tres o cuatro fracasos, bien combinados en el tiempo y el espacio, a veces coproducen un éxito.

16. La intuición suele funcionar al revés. Es decir: el hombre "siente" que algo bueno está por suceder en la oficina, la calle, el país o su propia casa. Efectivamente, algo sucede, pero es muy malo. Es lo contrario de lo que el hombre intuía. Por ejemplo: si su intuición le decía que el cumpleaños de Carlitos iba a resultar un bodrio funesto, finalmente se consagra como la fiesta más sexy de la década.

17. Un hombre y una mujer deben tener sexo en la primera noche, cuando acaban de conocerse. De ahí en adelante, habrá que establecer todas las otras condiciones de una pareja: humor, clase social, gustos y costumbres, inclinaciones, proyectos compartidos. Pero los placeres de la cama irán disminuyendo con el tiempo. Siempre menos, siempre peor. Aquella primera noche inolvidable no se repetirá jamás. Y cuanto más prematura sea, cuanto más sorpresiva y absurda, mejor.

18. El hombre nace para dar. La mujer, para recibir. Los hijos son derivaciones o contingencias de la mujer, que representan nuevos gastos. La mujer es amable cuando está excitada con un varón, hasta el punto de que lo considera su dios privado. Pero cuando deja de amarlo, sólo quiere verlo muerto, y su placer esencial es difamarlo. Sólo para calumniarlo más y mejor, acepta mantenerlo con vida. Aunque la palabra "mantener" puede conducir a equívocos. No se ha conocido, en la historia, una mujer que mantenga a un hombre. Esa facultad les está negada a las hembras humanas, así como al varón no le es posible decir "no" cuando una mujer se le ofrece.


El fuego sexual entre un hombre y una mujer es transitorio

19. El calor es fastidioso, pero el frío logra que el ser humano se sienta un pobre diablo, y le quita la fe en Dios. Por eso, todas las religiones han nacido en el calor sofocante del desierto: el Islam, el Judaísmo, el Cristianismo, el Budismo y el Hinduísmo.

20. A partir de las guerras napoleónicas, los campos de exterminio, las limpiezas étnicas, las violaciones en masa, la bomba atómica, la masacre de las Torres Gemelas, los malones y la guerra a degüello contra los indios, ha quedado establecida una verdad que no tiene retruque. El hombre no es bueno. No tiene nada de bueno. Los animales -atención- tampoco son bondadosos, como puede comprobarse al ver el modo en que un leopardo despedaza viva a una gacela en Animal Planet. Los perros, dentro de lo que cabe, están más cerca de la bondad. Pero tampoco puede afirmarse que sean buenos. Y mucho menos, los dueños de perros, los que aman a los perros y los que besan en el hocico a sus perros.

21. La señora Hebe de Bonafini tendrá sus razones en todo sentido, pero desde que aplaudió la masacre de las Torres Gemelas y las bombas de Atocha, no le creo más nada.

Hasta aquí, las afirmaciones disparatadas del señor González. Les ruego tengan consideración: es un hombre que no está bien.
 
 
 
 
 
 
 
 
Visitante Nº
1391183